MÁS DE OPINIÓN


ZIPERARTE, para Ravista Seul.

DOMINGO

Nosotros o la dictadura

En las semanas anteriores al balotaje, el peronismo y las corporaciones hicieron campaña queriendo colocar a Milei fuera de la democracia. No era la primera vez que usaban esa estrategia.


OPINIÓN

La obscena Nochevieja de Alberto Fernández

En medio de una de las peores crisis que se recuerden, el flamante ex presidente se exhibe festejando a todo lujo.

La obscena Nochevieja de Alberto Fernández

Faltaba poco para que finalizara su mandato, cuando se supo que Alberto Fernández pondría proa a España. Antes del traspaso de mando se embarcaron hacia Madrid la todavía Primera Dama, Fabiola Yáñez, y el hijo de ambos, Francisco. Ante rumores de una radicación en la capital española, Fernández, aún en ejercicio de la Presidencia, se apresuró a aclarar que se iría a pasar las Fiestas en familia y que tenía previsto dar clases en algunas universidades de la península. Incluso circuló una versión, en un diario español, según la cual podría asesorar al titular del gobierno de ese país, Pedro Sánchez, cosa que desde la oficina del mandatario se apresuraron en desmentir.

 

En uno de los largos reportajes que brindó en sus últimos días en la Casa Rosada para defender su gestión, el compañero de fórmula de Cristina Kirchner amplió las razones por las cuales se marcharía a España apenas delegara el mando en Javier Milei. Por un lado aseguró que le parecía bien tomar distancia porque, citando a Felipe González, “los ex presidentes somos floreros chinos, porque somos valiosos pero no saben dónde meternos”.

Después se explayaría en X (ex Twitter) sobre otros motivos mucho más personales de su decisión. Lo que buscaba, explicó, era lograr tranquilidad junto a su familia, al recordar que su hijo mayor había recibido amenazas de muerte y que algo similar le había ocurrido a una hija de Mauricio Macri. “Todo eso muestra la crispación social que nace por el clima que se promueve y los efectos negativos que todo eso genera”, continuaba en su cuenta@alferdez.

Atlántico de por medio, la tranquilidad parece haberla logrado. La privacidad es otra cosa. Sucede que Madrid es una ciudad repleta de esos argentinos que el flamante ex presidente negaba que se hubieran ido del país corridos por los estragos de su gestión. La realidad, una vez más, desmiente al ex ocupante de la Quinta de Olivos: según el diario español ABC, sólo en el primer semestre de 2023 se mudaron a España 29.500 compatriotas, “el récord de cualquier semestre de la serie histórica”, tal como se consigna en la nota.

En las calles madrileñas siempre parece haber un celular argento pronto para dar cuenta de las andanzas de Fernández. Días pasados un video lo mostró junto a Fabiola Yáñez haciendo consultas en una sucursal del banco Santander, en una de las zonas más exclusivas de la capital española. Y en Nochevieja, como llaman por allá a la noche de Año Nuevo, otro video permitió verlo acompañado por su mujer y su hijo menor degustando exquisiteces en el hotel Four Seasons a un costo, según las crónicas, de 695 euros por persona, sin vino, y de 1.155 euros con vino. Es decir, $787.177, 85 o $1.308.187,65 per capita, según corresponda, de acuerdo con la cotización más reciente del euro blue.

Se ve que cuando hablaba de las deudas de su Gobierno, como “solucionar el problema de los ingresos de la gente”, claramente no se refería a los propios. Tampoco cuando proclamaba “tenemos que acostumbrarnos a ahorrar en pesos”. Apenas veintiún días después de dejar el Gobierno, y uno de los peores legados que se recuerden en materia social y económica, Fernández se exhibe obscenamente celebrando a todo lujo unas Fiestas que, de este lado del océano, millones de argentinos no pudieron siquiera atreverse a soñar, hundidos en la pobreza que el trinomio Fernández- Fernández- Massa supo generar.

Ya lo decía Maquiavelo: “La política no tiene relación alguna con la moral”.

Por Silvia Fesquet


¿Te gustó la noticia? Compartíla!