MÁS DE OPINIÓN


Una semana caldeada por nuevas protestas de los pueblos originarios del norte de Salta ¿Las soluciones? promesas y más promesas.

Espejitos de Colores

Cristobal Outes y los adoquines de colores

Amigo de la casa, Don Miguel deambula por los diversos tugurios políticos de la City salteña en la dura tarea de entender los movimientos políticos locales.


Pasado...

En la Convención Radical, el Moreau salteño salió del placar

Tires y aflojes de la política local. En esta columna, el afilado Miguel Manzo Sal, traduce al español lo sucedido el día de ayer. El ala oficialista del radicalismo en off side.

El Chato Rubén Correa, durante el fin de semana se transformó en una caricatura de Lopoldo Moreau.
El Chato Rubén Correa, durante el fin de semana se transformó en una caricatura de Lopoldo Moreau.

Por Miguel Manzo Sal

La convención Radical del sábado puso al descubierto las operaciones oficialistas para romper el frente opositor local, que con grandes posibilidades le disputará la gobernación el 14 de mayo próximo. Y el ejemplo más claro fue la reacción del Moreau salteño, que viéndose perdido no dudó en mandar a la mierda a Juntos por el Cambio (N de R: “Estamos absolutamente seguros que Juntos por el Cambio se puede ir a la puta madre que lo parió”, según las textuales palabras del Chato Correa), quedando así como “el ridículo” y a contramano de lo que la ciudadanía reclama, responsabilidad y cordura.

No extraña que el Chato Correa, últimamente enamorado del kirchnerismo gobernante en la UNSa, haya actuado de esa manera. Dicen las malas lenguas que para ello habría embolsado varios ceros en su cuenta que fueron depositados por los "armadores" de la estrategia electoral del oficialismo. Dicen, los que lo conocen, que el desbocado radical en breve se convertirá en la "viuda de Alfonsín", como lo bautizó Ricardo Gómez Diez a Leopoldo Moreau en ocasión del velatorio del padre de la democracia. Lágrimas que poco sirvieron ya que a poco de dejar el cuerpo de Don Raúl Ricardo en la Recoleta abrazó la causa de Néstor y Cristina de manera "radical", convirtiéndose así en el primer kirchnerista, algo que el Chato pretendió hacer el sábado en la Casa Radical pero le salió el tiro por la culata.

Finoli, finoli, lo del secretario de extensión universitaria de la UNSa… mandar a la “puta madre que los pario” a Juntos por el Cambio. Lástima el poco sentido de la oportunidad del menudo dirigente radical, que no advierte que la ola amarilla va tiñiendo todo el país y se construye en una clara alternativa de gobierno en Salta.

Párrafo aparte merece la actitud de los Mimessis, que "abonados" por el Grand Bourg cosecharon una derrota catastrófica y ahora no saben cómo van a afrontar lo que les queda de mandato en Tartagal. Para muestra basta un botón. Ya retiraron el cartel de obra de la pavimentación a Tonono ¿Será que ahora harán realidad aquello de “Tartagal pueblo fantasma”?

(*) Lic. En Cs. de la Comunicación, Analista Político, Dandy.

Mirá el fragmento del discurso de Rubén Correa durante la convención Radical.


¿Te gustó la noticia? Compartíla!